martes, 23 de marzo de 2010

CAPITULO 6 MODELOS Y TECNICAS DE INTERVENCIÓN EN ORIENTACIÓN FAMILIAR.






MODELOS Y TECNICAS DE INTERVENCIÓN EN ORIENTACIÓN FAMILIAR



La orientación familiar es entonces una labor fundamental en el quehacer de los orientadores educativos, quienes pueden utilizar los modelos y técnicas desarrolladas por las distintas escuelas o enfoques de terapia familiar.



TERAPIA FAMILIAR CON EL ENFOQUE DEL MENTAL RESEARCH INSTITUTE.


Conceptos fundamentales


Tiene como propósito el modificar las pautas de conducta que se organizan alrededor del problema para mantenerlo. El concepto fundamental es el de complementariedad recursiva, según el cual los diferentes lados de una relación participan en una conexión complementaria aunque permanecen distintos. Los distintos miembros de una familia establecen entre sí una pauta de interacción que estabiliza el sistema total alrededor del problema.
Dos son las complementariedades que buscan construir es entre la conducta problema y los intentos de solución a la misma; parten del presunto de que la solución a la misma; parten del presupuesto de que la solución es parte del conflicto debido a que el problema nace de los intentos de resolverlo, al mismo tiempo las soluciones intentadas nace de la vivencia del problema.
La segunda de estas complementariedades, es entre la conducta problema y el marco cognitivo que la encuadra.

Génesis y mantenimiento del problema.


El problema es el resultado de una pauta de interacción que se origina como resultado de un mutuo reforzamiento entre una conducta originada por una cognición específica y los intentos de solución que se derivan. Esta relación origina la definición de la conducta como problema.

Metas terapéuticas.


La meta de la terapia es modificar la pauta de interacción que se estructura alrededor del problema se debe modificar el marco cognitivo de manera tal que se produzca una transformación en la pauta lógica que relaciona el problema y su solución.

Estrategias y técnicas.


1. El problema, incluye precisar aspectos tales como: desde cuándo se presenta, con qué frecuencia, en qué circunstancias y las relaciones de las otras personas ante el mismo; 2. La historia de las soluciones que para él se intentaron y 3. El significado que le dan los diferentes integrantes de la familia al problema y alas soluciones intentada para resolverlo.
Modificar el marco cognitivo que mantiene la pauta de interacción acuerda del problema, para ello utiliza una técnica que estos autores denominan “reenmarcamiento” el cual se logra de manera efectiva si se puede ubicar el contexto del síntoma en un marco de no inmutabilidad, utilizando los propios significados aportados por la familia.
A partir del “reenmarcamiento” el terapeuta debe proponer soluciones diferentes a las que habitualmente ha intentado la familia o tan sólo bloquear las soluciones que ha intentado.

TERAPIA FAMILIAR CON ENFOQUE ESTRATÉGICO


Conceptos fundamentales

Este enfoque se interesa en el aquí y el ahora de la familia, no pretende provocar cambios perdurables en la estructura familiar, ni la toma de conciencia por parte de ésta de los aspectos que inciden en su problemática; mucho menos procurar el bienestar y el desarrollo familiar a largo plazo. Su énfasis está en ayudar a las familias a manejar de manera efectiva los problemas que enfrentan en determinadas etapas de la vida, especialmente en los periodos de transición entre una etapa y otra.
La propia solución que intenta la familia del problema es la que lo mantiene al formar parte de la secuencia de actos del mismo.
Sostienen que las dificultades de la díada ejecutiva para ejercer el poder sobre los hijos se debe sobre todo a coaliciones que establece uno de los padres con un hijo contra al otro padre, de manera que ambos pierden la autoridad.

Génesis y mantenimiento del problema.


Dentro de esta postura se considera que el problema es mantenido por el comportamiento mismo que trata de suprimirlo.

Metas terapéuticas.


Según Madanes (1924) el objetivo de sus intervenciones es que el cliente pueda percibir el contexto en que se desarrolla el problema de manera diferente, e intente compartimientos diferentes ante la situación problemática. Los objetivos de las intervenciones son, ante todo, impedir la repetición de las secuencias de conductas que mantienen el problema e introducir mayor complejidad y alternativas en el comportamiento del cliente. El cambio terapéutico es aquel que se produce en las secuencias de acto reiterados de manera tal que da lugar a un sistema de actos más diversificado que le brinden a los integrantes de la familia opciones diferentes de comportarse ante la situación problema.

Estrategias y técnicas.


La estrategia central de la cual parte este enfoque es la de definir el problema de manera tal que sea posible solucionarlo; así es más fácil resolver un problema de un cliente si éste es definido como falta de ganas para trabajar que cuando es definido como una depresión.

Las intervenciones según Haley, las finalidades de las directivas son:
1. Provocar cambios en la manera de comportarse de las personas.
2. Incrementar la relación del terapeuta con el cliente, pues al sugerirles que hacer entra a ser parte de las acciones de sus clientes.
3. Sirven para obtener información, pues la manera en que un individuo responda es esclarecedora de cómo responde a los cambios.

Las directivas directas.


Las directivas directas se imparten con el objetivo de modificar ciertas secuencias de interacción familiar. El primer paso al impartir una directiva es motivar a la familia a que la acate, deben ser precisas; si la tarea que se realiza es fuera de la sesión debe involucrar de preferencia a todos los integrantes de la familia; las directivas que se dan para la casa deben ser previamente ensayadas en la sesión.

1. Ordenarle a alguien que deje de hacer algo.
2. Pedirle a uno o varios integrantes de la familia que hagan algo diferente.

Según Hlaley, para que los diferentes integrantes de la familia lleven a cabo los diferentes integrantes de la familia lleven a cabo las directivas es necesario motivar adecuadamente sus miembros, para lo cual se pueden utilizar las siguientes estrategias:

1. Convencerlos de que la tarea contribuirá a la solución del problema.
2. Presentarles el problema de manera tan dramática que implique una urgencia del cambio.
3. Pedirles que inicien en el consultorio pequeñas tareas relacionadas con que se le pedirá que hagan en la casa.
4. Indicar tareas que se adecuen a las características de las personas a quienes vana ser impartidas.

Una vez que se ha logrado motivar a los integrantes de la familia para llevar a cabo las tareas, a la hora de ser impartidas deben de tenerse en cuenta los siguientes elementos.

1. Precisión.
2. Procurar la participación de toda la familia.
3. Ser revisadas.
4. Informarse sobre la tarea.

Directivas paradójicas.


Haley, describe varias estrategias para usar las directivas paradojales:

1. Refrenar a los miembros de una conducta que implique una mejoría, haciéndoles ver sus consecuencias.
2. Se le pide a una familia que lleven a cabo varias veces la conducta de la que se quejan.
3. Pidiéndole a uno de los miembros de la familia que se queje de un síntoma cuando no lo está sintiendo.
4. Diciéndole a los integrantes de la familia que alienten al miembro sintomático para que presente el síntoma.

Para Haley, cuando se pretende impartir una directiva paradójica es necesario seguir los siguientes pasos:

1. Generar una relación en que el cliente te sienta ayudado y se vislumbre la necesidad de un cambio.
2. Definir el problema con claridad y en términos en que sea factible cambiarlo.
3. Fijar los objetivos de la terapia con claridad.
4. Ofrecer una explicación que haga aparentemente lógica a la directiva paradójica.
5. Descalificar todo otro intento de solucionar el problema por parte de algún integrante de la familia.
6. Impartir la directiva paradójica.
7. Observar la reacción y seguir alentando el comportamiento indicado.

Una vez que la conducta que indica un cambio positivo se estabiliza, el orientador debe tratar que la familia no se lo atribuya a el e incluso debe mostrarse sorprendido ante la mejoría experimentada.

Papp, describe tres pasos para impartir una directiva paradójica:

1. Definir el síntoma como motivado por una intención benévola de mantener la estabilidad familiar.
2. Prescribir el ciclo de interacción que ocasiona el síntoma.
3. Detener los intentos de la familia por cambiar.
El orientador aborda cada caso en particular de manera diferente y genera estrategias específicas para ayudar a que se produzca el cambio.

ENFOQUE COMUNICACIONAL


Conceptos fundamentales.


1. El comportamiento de una persona dentro de la familia solo puede ser entendido dentro de un contexto comunicativo relacionar.
2. La familia es un sistema homeostático, es decir, siempre tiende a buscar el mantener el equilibrio (cibernética de primer orden).
3. Dentro de la familia se desarrollan una serie de patrones comunicativos que determinan las interacciones que se establecen dentro de la misma.
4. La sustitución de la noción de causalidad lineal por la de causalidad circular (un evento causa a otro) por la causalidad circular ( los distintos eventos influyen mutuamente entre si para mantener cierto patrón de comunicación).
5. Sostiene la idea de que la comunicación tiene dos aspectos íntimamente relacionados: ¿Qué quiere decir que su esposo sea agresivo? ?¿ que hace ustedes cuando su esposo se torna agresivo?.

Su teoría se basa en los principios fundamentales humanistas de que el hombre es bueno por naturaleza; la tendencia innata del ser humano hacia el crecimiento; el punto de vista holístico que enfatiza la interacción del cuerpo, la mente y los sentimientos; la importancia del autoestima y auto valía y el sentido de congruencia.
De hecho la esencia de la terapia familiar de Satir es el fortalecimiento del autoestima de cada miembro de la familia, lo que influirá en el proceso de relación interpersonal, estableciendo que existe una correlación entre la autoestima y la comunicación. Otro concepto que fundamenta su terapia es el de la conciencia de la experiencia individual y familiar en el aquí y en el ahora, así como su relación con el crecimiento personal.

De acuerdo con el modelo de Satir existen cinco estilos de comunicación a la familia:

1. El culpar o criticar al otro.
2. Racionalizar ó intelectualizar.
3. Distraer o desviar la atención a otro tema.
4. Abdicar o complacer al otro.
5. Congruencia o asertividad.

Génesis y mantenimiento del problema.


Los problemas en la familia se presentan cuando no se permite el sentido de individualidad y valía personal entre sus miembros, cuando los padres no son buenos modelos de comunicación, cuando la comunicación es incongruente con mensajes ambiguos o poco claros y cuando la comunicación es incompleta o se hacen supuestos, sin confirmar las deudas.

Metas terapéuticas.


La terapia basada en la teoría de Satir ayuda a transformar a la familia disfuncional a través de los procesos de comunicación entre sus miembros, a partir del estudio de cómo la familia como unidad afronta los problemas, el dolor la perdida, el sufrimiento y la manera como mantienen la homeostasis familiar y su estabilidad.
Para Satir, la familia debe ser el lugar para que las personas puedan hablar libremente acerca de sus necesidades, en un ambiente de intimidad calidez y amor.
La meta terapéutica es ayudar a la familia a reconocer las diferencias individuales entre sus miembros en la manera de comunicarse entre ellos, aceptar los desacuerdos y percepciones individuales ante una misma situación y aprender a comunicarle a los otros lo que se percibe de cierta situación, de cómo se ve el problema, lo que se siente y piensa acerca del mismo y la manera de manifestar abiertamente los desacuerdos.

Estrategias y técnicas.


Enseña a la familia un nuevo lenguaje para comunicarse y entender los problemas de comunicación que existe entre ellos, que concibe como la causa principal de su disfuncionalidad. El terapeuta intenta clarificar que ideas y expectativas tiene cada miembro de la familia acerca del terapeuta y de la terapia, así como del porqué están en dicho proceso.
El papel del terapeuta se convierte entonces en el facilitador en un modelo a seguir.

TERAPIA FAMILIAR ESTRUCTURAL


Conceptos fundamentales.


La terapia estructural cuyo máximo exponente es salvador Minuchin, parte del supuesto de lo que es el funcionamiento normal de una familia. Según este autor, la familia normal no puede ser distinguida de la anormal por la ausencia de problemas, si no por poseer una estructura que le permita adaptarse a las demandas propias tanto del medio externo, como las producidas por el mismo proceso del cambio de la familia a lo largo de sus diversas etapas, de manera tal que se permita el desarrollo de cada miembro.
La estructura familiar es el conjunto de demandas funcionales que organizan los modos en que interactúan los miembros de una familia. Estas transiciones repetidas establecen pautas acerca de que manera, cuando y con quien se relaciona cada miembro de la familia, de esta manera regula la conducta de sus miembros.
El sistema familiar está compuesto por diferentes subsistemas ( son a su vez un todo y aun parte). Dentro de ellos se encuentra el individual, el conyugal, el paternal y el fraterno.

Michigan utiliza fundamentalmente los siguientes conceptos.

Limites: están constituidos por las reglas que definen quienes participan y de que manera. Permiten la diferenciación de cada subsistema, lo que a su vez facilita el adecuado funcionamiento de los mismo.
Coaliciones: siempre involucran a tres personas de las cuales dos de se unen para enfrentar a la otra.
Jerarquía: el modelo del funcionamiento familiar adecuado dentro de este enfoque sostiene que debe existir un reconocimiento por parte de los diferentes subsistemas de un mayor poder del subsistema parental.


Génesis y mantenimiento del problema.

Para Minuchin el problema es un recurso para mantener en equilibrio un sistema, o es mantenido por el propio sistema. El problema puede originarse en la estructura del propio sistema o a verse originado en un miembro en particular y ser apoyado por el sistema familiar.

Metas terapéuticas.

La meta de esta terapia es la transformación o reestructuración del sistema familiar, lo cual conduce al cambio en la manera en que los individuos se relacionan entre sí.

ESTRATEGIAS Y TÉCNICAS.


Coparticipación.

La coparticipación del terapeuta con la familia se logra cuando el ultimo hace saber a los diferentes miembros de la familia que están siendo comprendidos, y que se esta trabaja con ellos y para ellos.
El principal instrumento para lograr la participación es el propio terapeuta. El terapeuta puede hacerse copartícipe de la familia desde diferentes proposiciones de proximidad.
Posición de cercanía.
Aquí el terapeuta puede utilizar como herramienta para lograr la coparticipación diferentes técnicas, dentro de las que se destacan primero el convertirse en fuente de autoestima y estatus para los diferentes miembros o subsistemas de la familia, cuyas conductas se quieres apoyar o retirar cuando los miembros o subsistemas no siguen las orientaciones del terapeuta o se comportan de manera no funcional.

Posición intermedia.

El terapeuta adopta una posición lo más neutral posible, trata de no establecer alianzas con ninguno de los integrantes de la familia. Los anima a contar sus historias sin confirmar una u otra. Pueda usar técnicas como las dramatizaciones, las reformulaciones, la paráfrasis y la reflexión del sentimiento.

Posición distante.

En esta el terapeuta coparticipa con la familia desde una posición de experto, procurando que los distintos integrantes de la familia se sientan competentes para iniciar un cambio. Aquí el terapeuta asigna tareas y promueve la escenificación de relaciones familiares habituales o novedosas con el interés de producir un cambio.

Planificación de las intervenciones a partir del mapa de la familia.

Según Minuchin y Fishman, la señal más inmediata de la posible forma que adoptan las interacciones dentro de una familia es la composición de la misma. Estos autores describen pautas de interacción características de las siguientes composiciones familiares:

1. Familias con dos personas.
2. Familias de tres generaciones que viven o no en el mismo hogar.
3. Familias con hijos en funciones parentales
4. Familias reconstituidas.

Es interesante identificar si la estructura de la familia es centrípeta o centrífuga. En una familia con un funcionamiento adecuado se da un balance entre fuerzas centrípeta y centrífuga, de manera tal que exista una promoción de la autonomía de sus integrantes sin perder la cohesión entre los mismo.

Promoción del cambio.

En este abordaje se considera a la familia como un sistema complejo que funciona mal. El terapeuta debe socavar la homeostasis y producir crisis que empujen al sistema familiar a desarrollar otras pautas de funcionamiento.

El cambio en las pautas de interacción familiar puede producirse de distintos modos:

1. Cuestionando el síntoma.
2. Cuestionando la estructura.
3.cuestionando la realidad familiar.

Existen todo una serie de técnicas que permiten al orientador obtener un panorama de la estructura de la familia y promover cambios en la misma, entre ellas tenemos:

Reencuadramiento.

Cuando las familias llegan a la terapia poseen un encuadre de sí mismas y de sus problemas, lo que de alguna manera mantiene la estabilidad de las pautas de interacción disfuncionales de la misma. A esta visión se opone el encuadre del orientador que busca promover el cambio.

Escenificación.

Aquí el orientador pide a la familia que discuta durante el transcurso de la sesión una situación o que resuelva un problema en su presencia. Esto le permite observar las pautas de interacción características de la familia e indicar el ejercicio de modos diferentes de interacción estableciendo coaliciones con algunos miembros, haciendo participar a algunos miembros y excluyendo a otros.

Enfoque.

Cuando la familia llega a consulta da un cúmulo extraordinariamente grande de información tanto verbal como no verbal. Para no verse abrumado, el orientador debe elaborar un plan estratégico de intervención y enfocarse en la información referida a las pautas de interacción que pretende modificar, ignorando en ese momento otra información que no es útil para sus metas terapéuticas.

Intensidad.

Mediante este procedimiento el orientador busca que la familia reconozca y acepte el mensaje que les está enviando. Es importante hacer notar que no siempre es fácil, pues cada familia parece responder sólo a los mensajes que le permiten mantener su estructura actual. 1. La repetición del mensaje especialmente el referido a la estructura, ya sea de manera literal o metafórica una y otra vez durante el transcurso de la terapia. 2. La modificación del tiempo haciendo que la familia continúe discutiendo un problema más allá de lo que de forma habitual le marcan sus pautas habituales de interacción. 3. El cambio en la distancia, donde el terapeuta usa el espacio del consultorio y la distribución de los integrantes de la familia para darle intensidad a mensajes estructurales.

Establecimiento de límites.

Mediante esta técnica se regulan las interacciones entre los diferentes subsistemas. Se logra a través del establecimiento de una distancia psicológica adecuada entre subsistemas que estén demasiado unidos o separados.

Desequilibramiento.

Se trata de una técnica mediante la cual el orientador puede cuestionar y modificar la distribución del poder en una familia. Estableciendo una alianza con algunas miembros de la familia.

Complementariedad.

Aquí el orientador debe procurar que las miembros de la familia vean sus problemáticas como parte de un todo que está por encima de su yo individual. Esto se puede lograr cuestionando el problema, por ejemplo se cuestiona el hecho de que exista un paciente con independencia del contexto familiar. Se consigue extendiendo la definición del problema a más de una persona u otorgándole a otro miembro la responsabilidad por la conducta del paciente identificado.

Cuestionamiento de la realidad familiar.

Toda la familia posee un conjunto de esquemas cognitivos que legitiman o validan la organización familiar. el orientador puede cuestionar la manera en que una familia legitima su estructura a través de las técnica como la utilización de constructores cognitivos que cuestionan los utilizados por la familia para explicar su realidad. La utilización de símbolos socialmente reconocidos como valiosos, tales como la experiencia común es decir lo que todos hacen, las leyes morales e incluso las leyes divinas. Todo esto debe ser usado de manera sensible y reflexiva por el orientador.

ESCUELA DE MILÁN.


Conceptos fundamentales.

El enemigo a atacar no es ningún miembro de la familia en particular y ni siquiera a la familia como tal, sino lo que ellos llaman el juego familiar, que no es más que el conjunto de interacciones y coaliciones que se dan en torno al problema para mantenerlo.
Las familias con problemas se caracterizan por desarrollar juegos familiares no reconocidos en que los miembros se esfuerzan por lograr cada uno el control de las conductas.
La familia como todo sistema tiene su propia dinámica, y no se puede esperar que las interacciones instructivas lleven al sistema a un objetivo predeterminado; por el contrario sólo se pueden promover interacciones que provoquen una perturbación al sistema que luego reaccionará conforme a su propia estructura.
El “ sistema significante”, el cual incluye además de la familia a todas las instituciones y personas que participan en el intento de aliviar los problemas de la misma.

Génesis y mantenimiento del problema.


Según Keeney y Ross, el abordaje de Milán no es una terapia que se enfoca en el síntoma o el problema, aunque toma en consideración esas comunicaciones. Se orienta al contexto de significado, que encuadra u organiza los síntomas. El terapeuta debe descubrir las interacciones o juegos que se dan en torno al problema y ponerlos en evidencia para promover una nueva autoorganización por parte del sistema familiar.

Metas terapéuticas.


El terapeuta debe evidenciar las interacciones que se producen alrededor del problema y operan para mantenerlo, para realizar intervenciones que provoquen un cambio en la autoorganización del sistema.

Estrategias y técnicas.


El terapeuta sostiene que es mejor enfocar la terapia familiar desde un trabajo en equipo entrevistante a la familia y el resto del mismo observe detrás de un espejo unidireccional y sólo participe en la elaboración de hipótesis y del plan de intervención.

Posición de neutralidad.

Si el terapeuta puede lograr mantenerse neutral durante una sesión, los miembros de la familia entrevistada no podrán decir que se puso de parte de un de ellos. La neutralidad como principio organizador de la terapia responde a la creencia de los autores de que la familia tiene una capacidad auto correctora y que por lo tanto se debe permitir que por sí misma decida los cambios deseados.

Formulación de hipótesis.

La elaboración de hipótesis propone implícitamente la idea de que la terapia es una operación de investigación emprendida de forma conjunta con la familia. Resulta importante señalar que esta hipótesis no tiene que ser verdadera, sino útil para darle sentido al problema dentro de su contexto e iniciar un proceso de cambio.

Connotación positiva.

La connotación positiva es un mensaje por medio del cual el o los terapeutas comunican a la familia que su problema es lógico y significativo dentro de su contexto.

Prescripción de rituales.

Las rituales son pautas de conducta que ocurren de manera sistemática en el seno de la familia en determinados tiempos y momentos. Dentro de este enfoque la prescripción de los mismo tiene como objetivo modificar una secuencia de conducta disfuncional, ya sea provocando una intensificación que produzca una rebelión por parte de la familia o favoreciendo la aparición de conducta antagónicas a la pauta de la conducta disfuncional.

Entrevista circular.

Las preguntas usadas en este tipo de entrevista se dirigen sobre todo a abordar los marcos racionales en circunstancias específicas, diferencias en las conductas, jerarquías o cambios en el vínculo antes y después de cierto suceso.

TERAPIA FAMILIAR NARRATIVA.

Conceptos fundamentales.


La terapia narrativa sostiene que la realidad objetiva influye en las personas a través del significado que le den las mismas dentro de un contexto histórico determinado.
Dos de ls presupuestos básicos de este enfoque: la experiencia humana es sumamente ambigua y el significado que las personas le atribuyen a esa experiencia ejerce una importante influencia en sus vidas.

Las terapias narrativas se apoyan en las siguientes premisas:

1. Los sistemas humanos son al mismo tiempo generadores de lenguaje y significado.
2. El significado y la comprensión se construyen socialmente, no accedemos al significado ni a la comprensión si no tenemos acción comunicativa.
3. En terapia todo sistema se consolida dialogalmente alrededor de cierto problema.
4. La terapia es un hecho lingüístico que tiene lugar dentro de lo que llamamos conversación terapéutica, donde los nuevos significados permiten disolver el problema.

En la terapia familiar narrativa no se concibe el yo como una entidad estable, sino como una entidad narrativa que cambia con relación al contexto presente del individuo y a las características del otro al que va dirigida la historia.

Génesis y mantenimiento del problema.


Es necesario reconocer que los problemas no tienen una realidad objetiva fuera de la definición que le den las personas, por eso apreciamos que un mismo problema puede ser definido de diferente forma por distintas personas e incluso definido como un no problema por otra.
Según esta postura la terapia familiar narrativa las narraciones que construyen las familias para explicar su experiencia le permiten o impiden una percepción de competencia para dar sentido y para actuar en diferentes situaciones de la vida. Los problemas que se tratan en terapia enraman de narraciones de situaciones sociales y autodefiniciones que no brindan una libertad para comportarse de manera competente frente a las tareas propias de los individuos en su contexto familiar y social.

Metas terapéuticas.

La terapia procura la generación de una conversación que permita a través del diálogo la exploración y la comprensión de los problemas; el terapeuta y la familia participan en el co-desarrollo de nuevos significados y nuevas narraciones que le permitan a la familia un comportamiento más competente ante los problemas.
La terapia pretende ayudar a las personas a resolver problemas por los siguientes medios. 1. Permitiéndoles separar sus vidas y sus relaciones de los relatos empobrecedores. 2. Ayudándoles a cuestionar las prácticas del yo y de las relaciones que sean opresoras. 3 alentando a las personas a ree-escribir sus vidas según sus conocimientos- historias y practicas del yo y de las relaciones alternativas, para que tengan mejores enlaces.

Estrategias y técnicas.


Aunque es un campo de relativamente reciente de desarrollo y se opone al impulso de técnicas especificas, existen algunas estrategias de trabajo desarrolladas dentro de este enfoque que en general acepta todas aquellas que promuevan una conversación abierta de los integrantes de las familias.

Adopción por parte del terapeuta de una posición de ignorancia.

El terapeuta adopta una posición de ignorancia hacia lo que le sucede a la familia; la adopción de esta posición implica la comunicación a la familia de una genuina curiosidad hacia lo que narra con relación así misma y con respecto a los distintos individuos que la integran, así como de una necesidad de informarse mas con respecto a lo que se está diciendo.

Las funciones son:

1. Facilitar y participar en la narración del cliente sin pretender editarla ni reconstruirla ellos mismos.
2. Evitar que las ideas y visiones propias de la vida se conviertan en prejuicios acerca de cómo deben vivir las personas o como deben resolver los problemas.
3. Participar en las conversaciones sin pretender que su función es descubrir lo que es cierto o falso o determinar lo que es normal o patológico.
4. Situarse en una posición que no controle la conversación orientándola hacia un contenido o resultado especifico.

Creación de espacios conversacionales.

La creación de un espacio donde la familia se sienta libre de contar su historia es el requisito básico, según este punto de vista de la terapia, para lograr una conversación terapéutica.
Andersen, sugiere algunas estrategias para desarrollar el dialogo terapéutico:

1. Crear un espacio que permita la expresión libre a la familia.
2. El terapeuta debe ser abierto y evitar los secretos con la familia.
3. No dar por supuesto que como terapeuta se entienden siempre los significados de lo que dice la familia.
4. Adoptar la postura de que todo puede ser tema de conversación sin privilegiar un tema sobre otro.
5. Permitir que cada integrante de la familia, uno por vez cuente su propia versión de lo que pasa en la familia.

Equipo reflexivo.

Refiere algunas reglas que debe seguir el equipo reflexivo para incrementar su eficiencia como medio de lograr la producción por parte de la familia de nuevas narrativas: 1las reflexiones del equipo deben basarse en algo expresado durante la conversación. 2. Se les dice a los clientes que cuando el equipo conversa ellos pueden escuchar o decidir salir. 3. Los miembros del equipo deben tratar de no transmitir connotaciones negativas. 4. Una vez que el equipo ha expresado sus reflexiones la conversación se concentra en la familia y el entrevistador.

Exteriorización del problema.

La exteriorización del problema puede iniciarse conversando acerca de: 1. La influencia del problema de la vida y las relaciones de cada miembro de la familia. 2. La influencia de las personas y las relaciones entre ellos en la existencia y el mantenimiento del problema. 3. Acerca de los acontecimientos que contradicen la existencia del problema.

La exteriorización de los problemas ayuda a las personas en su lucha contra los mismos ya que:

1. Hace disminuir los conflictos estériles y las disputas entorno a quien es responsable del problema.
2. Combate la sesión de trabajo que aparece ante la persistencia del problema pese a sus intentos de resolverlo.
3. Promueven que las persona cooperen entre sí.
4. Crea posibilidades para que las personas actúen para apartar sus vidas y relaciones de la influencia del problema.
5. Ofrece opciones para el diálogo sobre el problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada